26October2017

El origen de Halloween

El año celta comenzaba con la llegada de los primeros días invernales, cuando los días son más cortos.

Para los celtas el "día" comenzaba por las noches y cada  31 de Octubre por la noche comenzaba la festividad de Samhain.

Esta festividad estaba dedicada a los ancestros, los sabios antiguos, los antepasados sagrados y los seres queridos que habían pasado al lado oscuro.

Se consideraba que esa noche el velo entre el mundo de  los muertos y los vivos se hacía tan fino que permitía  el contacto con los ancestros. Era especial momento para la adivinación y la resolución de problemas gracias a la posibilidad de recibir el consejo de los antepasados, así como para eliminar ideas e influencias viejas.


Esta celebración, con transformaciones, persiste hasta nuestros días con el nombre de Halloween – deformación de So'uin.Los Celtas que habitaban en lo que hoy es Gran Bretaña y el Norte de Francia solían llevar una linterna cuando salían por la noche cada 31 de Octubre.

Tallaban grandes nabos para fabricarse las linternas y estaban convencidos que las lucecitas alejaban a los espíritus malignos. Los niños tallaban caras en los nabos.

Éstas linternas se llamaban "Jack-o’ Lantern” y cuenta la leyenda que recibieron su nombre de un viejo hombre tacaño y malo de nombre Juan (o sea, Jack), que era demasiado malo para subir al cielo cuando murió. Cuando fue a parar al infierno se encontró al Diablo que le dio un pedazo de carbón ardiente y le dijo que se marchara muy lejos. Jack puso el carbón ardiente en un nabo para usarlo de linterna para alumbrar su camino. Dicen que Jack todavía anda con la linterna en busca de un lugar donde quedarse. 

Cuando los primeros colonos vinieron a América se encontraron con una calabaza grande, redonda y anaranjada. Siendo mayor y más bonita que el nabo, la calabaza lo reemplazaría enseguida. Los nuevos habitantes procedentes de Europa se extendieron pronto por todo el territorio de América y la costumbre de celebrar la víspera de Todos los Santos viajaba con ellos.  

Y nuestra calabaza se convertiría en el símbolo más conocido de la fiesta de la víspera de Todos los Santos.